Los secretos del Parque de Maria Luisa

Sin duda el Parque de Maria Luisa es una de las joyas de la ciudad, en muchas ocasiones olvidado por los sevillanos y viajeros. Pero este parque esconde multitud de esquinas y secretos que no debemos perdernos y que queremos enseñarte.

Además de la archiconocida Plaza de España podemos y debemos explorar este maravilloso parque dando un paseo a pie o en bicicleta (una de nuestras maneras preferidas de enseñarlo).

¿Qué podemos encontrar en este maravilloso parque del siglo XVIII? 

Para empezar el parque cuenta con más de 150 especies de árboles y plantas traídas de los cinco continentes. Desde palmeras africanas o californianas hasta los llamados naranjos de la china, pasando por los lacónicos cipreses de los pantanos sureños de Estados Unidos.

También dignas de ver son sus fuentes y jardines, de diferentes estilos y diseñados para la exposición de 1929 por Jean-Claude nicolas Forestier, nuestro preferido por supuesto es el jardín nazarí, inspirado en los jardines de la Alhambra.

Mención especial para la fuente de las Ranas, que encontramos justo al final de este jardín y que es la más antigua de todo el recinto. A la izquierda de ésta y a pesar de su tamaó bien escondido tenemos uno de las zonas más bellas: El Estanque de los Patos, con sus moradores esperando ansiosos a que los niños sevillanos les den miga de pan. Cruza sus puentecitos y haz un par de fotografías desde el merendero rodeado de agua, disfruta de la paz que se respira en la zona casi cualquier día a cualquier hora.

Si seguimos un poco adelante llegaremos a la Plaza de América, donde disfrutaremos de estilos mezclaros y de algunas de las creaciones más impresionantes de Aníbal González, con los edificios que ahora albergan el Museo Arqueológico de la ciudad (neorenacentista) y el Museo de Artes y Costumbres Populares (neomudéjar). En el otro extremo de la Plaza el Pabellón Real (estilo gótico flamígero), todos los edificios construidos también para la exposición iberoamericana del 29.

¿Qué niño sevillano no ha jugado con las palomas en esta plaza? ¿y quién no se ha imaginado conquistando la cumbre más alta de la ciudad en el Monte Gurugú? Paseando entre las pérgolas cubiertas de plantas llegaremos a este pequeño monte, cosntruido para el parque original, con su catarata y precioso mirador arriba.

La Glorieta de Bequer es uno de los puntos fuertes del parque, con las preciosas esculturas (ahora en proceso de restauración) construidas por Lorenzo Coullaut Valera a principios del siglo XX, una oda al amor donde los sevillanos han ido a robarse besos desde que se abrió el conocido parque. 

Muy cerquita encontramos la impresionante Plaza de España, uno de los "must" de la ciudad, e ideal para terminar el paseo por el parque. Se debe pasear por las diferentes provincias, estudiar detenidamente e ir descubriendo sus azulejos que nos muestran los episodios históricos más importantes de cada una de ellas o lo más característico de las provincias españolas. La azulejería es de los años 20, diseñada y creada en Triana y uno de los orgullos de nuestra ciudad. Los maravillosos puentes sobre el canal, donde podréis tomar unas fotos impresionantes y sus torres, impresionantes al atardecer, si os sentís aventureros y no hace demasiada calor podéis animaros a alquilar una barquita y remar por el canal, dicen que inspirado en Venecia.

Cuando vegáis a Sevilla no dejéis de explorar este parque, os lo dice una sevillana, paseadlo con un helado en la mano, ¡explorarlo en bicicleta o a pie pero explorarlo!

El horario del parque es de 8:00 a 22:00 en invierno/ 23:00 en verano ¡y la entrada es completamente gratuita! 

Si lo queres hacer con nosotras para que te contemos de primera mano todos los secretos y te mostremos los rincones más escondidos escríbenos a info@sevilla4real.com 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres o no un visitante humano.